lunes, diciembre 17, 2007

Reflexión: Ahorrando Vida.

¿Cómo vives tu vida? ¿La disfrutas, la exprimes al máximo? ...O, por el contrario vas dejando que el regalo de todo ese tiempo vaya pasando entre tus dedos, cómo cuando tratas de coger arena con tus manos...?

Debemos vivir al máximo nuestra vida, abandonar la palabra "malgastar", dirigirnos allí donde vamos a ser felices y en el camino, darlo todo.

Después de leer estas líneas podemos reflexionar acerca de si ahorramos o no nuestras vidas...



Nos acostumbramos a vivir en pisos y a no tener otra vista que no sea las ventanas de alrededor; y porque no se tiene vista, luego nos acostumbramos a no mirar hacia fuera.

Y porque no miramos hacia fuera, luego nos acostumbramos a no abrir del todo las cortinas. Y porque no abrimos del todo las cortinas, luego nos acostumbramos a encender más temprano la luz.

Y, a medida que nos acostumbramos, olvidamos el Sol, el aire, la amplitud...

Nos acostumbramos a despertar sobresaltados porque se nos hizo tarde...

Y a tomarnos el café corriendo porque vamos con retraso...nos acostumbramos a no mirar para afuera.

A leer el periódico en el autobús o en el metro, porque no podemos perder tiempo; a comer un bocadillo porque no da tiempo a comer. A salir del trabajo ya casi de noche y dormir en el autobús porque estamos cansados.

A cenar rápido y dormir pesados sin haber vivido el día...

Nos acostumbramos a pensar que las personas cercanas estarán siempre con nosotros, y a creer que están bien, sin preocuparnos por averiguarlo; y a esperar el día entero y finalmente oír en el teléfono:

"es que...hoy no puedo ir..."
"...a ver cuándo nos vemos..."
"...la semana que viene, sin falta, nos reunimos..."

A sonreír a las personas sin recibir a cambio una sonrisa; a ser ignorados cuando precisábamos tanto ser vistos...

Si el cine está lleno nos acostumbramos y nos conformamos con sentarnos en la primera fila aunque tengamos que torcer "un poco" el cuello...

Si el trabajo está siendo complicado, nos consolamos pensando en lo pronto que va a llegar el fin de semana.

Y si el fin de semana no hay mucho que hacer, o andamos sin dinero, nos vamos pronto a dormir y listo, siempre tenemos sueño atrasado.

Nos acostumbramos a ahorrar vida...que poco a poco se va gastando, y que una vez gastada, por estar acostumbrados...nos perdemos de vivir!!!

Oscar Wilde dijo:
"Lo menos frecuente en este mundo es vivir...la mayoría de la gente existe...eso es todo"

El tiempo no se puede atrapar, y menos aún almacenar; nuestra vida discurre a gran velocidad, pero mientras la tengamos, tenemos la oportunidad de cambiar nuestros hábitos, tener mejor calidad de vida, aprovechar y disfrutar cada momento, cada latido de nuestro corazón...

No transformemos nuestra vida en una rutina inútil que nos haga infelices.

La vida no hay que ahorrarla...¡HAY QUE VIVIRLA!

Este texto está sacado de un correo electrónico y me hizo reflexionar acerca de lo fácil que es el que podamos caer inconscientemente en la monotonía y en la costumbre de dejar pasar nuestras horas, nuestros días...nuestra vida de manera un tanto conformista.

Despertemos la ilusión que llevamos dentro para saborear todos los días como un precioso regalo, un tiempo que aprovechar para disfrutar de pequeños y exquisitos momentos, de los que está realmente hecha la vida.

La vida es un instante, como dice Jorge Luis Borges... hagamos de ese instante algo maravilloso.



Artículos relacionados:

1 Comentarios:

At 12/14/2009 11:47 p. m., Blogger Mariapaz:) dice...

qe lidno los poemas :) pasate por miblog besitos:)

 

Publicar un comentario

<< Home