jueves, octubre 11, 2007

Reflexiones: El Valor del Tiempo

Esta es una historia para reflexionar acerca del uso que hacemos de nuestro tiempo.


Lo pasado ha huido, lo que esperas está ausente,
pero
el presente es tuyo.

Proverbio árabe




Imagínate que existe un extraño Banco que cada mañana abona en tu cuenta la suculenta cantidad de 86.400€.

Este Banco, al mismo tiempo, tiene un extraño funcionamiento: no acumula el saldo sobrante de un día para otro; es decir, cada noche borra de las cuentas el saldo que no se ha gastado.

¿Qué harías? ...supongo que retirar cada día la cantidad que no has gastado, verdad?

Pues bien, todos tenemos ese Banco a nuestra disposición: su nombre es el Tiempo.

Cada mañana, este Banco abona en nuestras cuentas personales 86.400 segundos.
Y cada noche también borra de las cuentas y da como perdida cualquier cantidad de ese saldo que no hayas invertido en algo provechoso.

Este Banco no acumula saldos...
Cada día abre una nueva cuenta...
Cada noche borra los saldos...

Si no usas tu saldo a lo largo del día, tú eres el que pierdes, no hay manera de recuperarlo. No existen cargos a cuenta del ingreso de mañana: debes vivir el presente con el saldo de hoy.

Por tanto, un buen consejo es que debes invertir TU TIEMPO de tal manera que consigas lo mejor en salud, felicidad y éxito. El reloj sigue en marcha, intenta aprovechar lo máximo en el día.

Pero el problema que tenemos con el tiempo es que no le damos la suficiente importancia, ya que nos hemos acostumbrado a dejarlo que se vaya sin aprovecharlo pues sabemos que al día siguiente tendremos más, que pase lo que pase tendremos más pero el tiempo tiene mucho más valor del que le otorgamos, y si no me crees, reflexiona y trata de comprender el valor real que tiene:

Para comprender el valor de un año, pregunta a algún estudiante que repitió curso...

Para comprender el valor de un mes, pregunta a una madre que alumbró a un bebé prematuro...

Para comprender el valor de una semana, pregunta al editor de un semanario...

Para comprender el valor de una hora, pregunta a los amantes que esperan encontrarse...

Para comprender el valor de un minuto, pregunta al viajero que perdió el tren...

Para comprender el valor de un segundo, pregunta a una persona que estuvo a punto de tener un accidente...

Para comprender el valor de una milésima de segundo, pregunta al atleta que ganó una medalla de plata en las olimpiadas...

Atesora cada momento que vivas: ese tesoro tendrá mucho más valor si lo compartes con alguien especial, lo suficientemente especial como para dedicarle tu tiempo, y recuerda que el tiempo no espera por nadie.

Artículos relacionados:

Etiquetas: , ,

3 Comentarios:

At 4/14/2011 10:12 p. m., Anonymous Anónimo dice...

Que bonita reflexión y muy cierta, se x experiencia propia que a veces desaprovechamos el tiempo. y no decimos lo que sentimos, sin pensar que luego puede ser demasiado tarde..

 
At 4/14/2011 10:18 p. m., Anonymous Anónimo dice...

llevo 20 años con un sentimiento encerrado en el alma y nunca me he atrevido a decir nada, me lo he callado, hoy me siento ahogada y no me atrevo a decir nada. se que mañana será tarde y me da miedo morirme sin decir lo que siento, pero tambien se que no me atreveré nunca, soy una cobarde

 
At 1/29/2016 2:56 a. m., Anonymous Anónimo dice...

2

 

Publicar un comentario

<< Home