jueves, marzo 20, 2008

Frase de motivación: ¡Continúa hasta alcanzar la cumbre!

La primera vez que Santiago decidió que estaba listo para asumir un reto mayor, no pensó que le sería tan difícil.
La montaña tenía 3200 m. s. n. m. y una cumbre glaciar sumamente hermosa la coronaba. Santiago solía pensar que ver al sol naciendo en el horizonte, desde esa cumbre, sería la mayor recompensa a su proeza.
Preparó su equipo de montañismo, las cuerdas, las botas, los ganchos, en fin, todo en perfecto estado y revisado varias veces para no correr riesgo alguno. Nadie quiso acompañarlo y pensó que así era mejor, se tenía a sí mismo.
Sumamente concentrado fue conquistando metro tras metro, seguro de sus capacidades. Hasta que derrapó por primera vez y una caída libre de poco menos de 2 metros le dio su primera advertencia.
Avanzada la tarde, descansaba en unas grietas de la montaña y meditaba sobre el esfuerzo que requirió para llegar ahí. Faltaba mucho todavía, pero Santiago no quería dudar que lo lograría. Derrapó una vez más y a pesar de no salir lastimado, quedó pendiendo de la montaña y su sobresalto fue grande.
Atemorizado, continuó su marcha, hasta que descubrió que sus provisiones casi estaban agotadas, caía ya la segunda tarde y decidió pensar sobre qué acción tomar. Regresar era una buena alternativa, pero no le gustaba sentirse derrotado, además, mucho más probable era conquistar la cumbre y desde allí comunicarse por radio para que un helicóptero viniera por él.
A medida que continuaba su ascenso la mañana siguiente, el cansancio, el hambre, el frío, el miedo hicieron que fuera un verdadero sacrificio cada nuevo movimiento hacía adelante, su temor creció después que derrapó y se golpeó la espalda contra la montaña.
Fue solo cuando conquistó la cumbre, cuando pudo ponerse en pie en lo alto de la montaña, que recordó el objetivo de su hazaña, el crepúsculo comenzaba y el sol por sobre el colchón de nubes, sobre los picos de las otras montañas, le resultó un paisaje absolutamente maravilloso, ninguna otra experiencia había sido tan significativa en su vida como esos instantes de pie en la montaña.
El panorama es muy incierto cuando el dolor, los problemas, las limitaciones agobian, lo peor es cuando perdemos el norte y olvidamos sin darnos cuenta el sentido de nuestras vidas, las cosas que nos llenan de felicidad.
Incluso cuando se pierden las ganas, cuando el sacrificio es grande... sigamos adelante, continuemos, luchemos por llegar a la cumbre, que una vez allí nos daremos cuenta lo mucho que valió la pena esforzarnos. Continúa, persevera, lo vas a lograr, lo estás logrando.

Artículos realcionados:

Etiquetas: , , , ,

1 Comentarios:

At 8/22/2010 9:26 p. m., Anonymous Anónimo dice...

Me parace excelente este blog, "ayudar a ayudarse" gracias.

 

Publicar un comentario

<< Home