viernes, marzo 07, 2008

Frase de motivación: ¡Es posible derrotar la adversidad!

Cuando Rigoberta Menchú nació, Guatemala vivía una situación social bastante injusta. Esta humilde hija de campesinos, tuvo que ser testigo de matanzas y represiones que sufría su etnia: maya-quiché.
Las clases dominantes de su país no estaban dispuestas a permitir que los campesinos tuvieran acceso a las mejoras sociales que con justicia aspiraban. Y la pobreza e injusticia marcaron la infancia de Rigoberta.
Tanto los militares como los "escuadrones de la muerte", una suerte de policía paralela, torturaron y asesinaron a varios miembros de su familia, incluida su madre.
Como vemos, razones para odiar la vida, razones para odiar la humanidad, motivos para odiar le sobraban a Rigoberta. Y sin embargo, incluso cuando sus hermanos optaban por unirse a la guerrilla, ella nunca tomó el camino del rencor y la violencia, ni dejó de luchar por aquello a lo que sentía que tenía derecho: su felicidad.
Por eso inició una campaña pacífica de denuncias a las violaciones de los Derechos Humanos de los indígenas, trabajo de profundo impacto emotivo en ella que finalmente logró captar la atención del mundo con la publicación del libro testimonial "Me llamo Rigoberta Menchú y así me nació la conciencia" (en inglés "I, Rigoberta Menchú"), escrito por Elisabeth Burgos. En dicho libro se narra la vida y sufrimientos de Rigoberta, así como su incansable labor en favor de la reconciliación y la paz de su país. Actualmente ella es Embajadora de Buena Voluntad de la UNESCO y ganadora del Premio Nobel de la Paz y el Premio Príncipe de Asturias de Cooperación Internacional.

Es posible que le demos vuelta a nuestra adversidad, es posible que aquello que nos frena, que nos oprime, que nos impide ser felices nos sirva de impulso y motivación para trascender, para realizarnos. Mantener la fe en uno mismo, el equilibrio emocional, la fortaleza para perseverar a pesar de los difíciles pasos que deben darse, la inteligencia para lograr el objetivo, la tenacidad y el nunca bajar los brazos van a servirnos.
Todos enfrentan problemas, todos lo hacemos, y todos tenemos la posibilidad de superarlos, claro que podemos lograrlo. Imitemos a aquellos que son ejemplo de éxito, imitemos a Rigoberta y optemos por el camino de la paz y reconciliación, imitémosla en la búsqueda de nuestra felicidad. ¡Ánimo, tú mereces y puedes ser feliz!

Artículos relacionados:

Etiquetas: , , , , , , ,

1 Comentarios:

At 2/27/2011 2:36 a. m., Blogger Fernando Antonio Ruano Faxas dice...

Como se ha dicho ya en http://knol.google.com/k/fernando-antonio-ruano-faxas/analfabetismo-funcional-analfabetismo/19j6x763f3uf8/6# : [...] en el caso de Rigoberta Menchú y Evo Morales el idioma español no es su lengua materna, sino su segundo idioma, pero ¡qué bien lo manejan!, para envidia de esos “líderes (?) analfabetos funcionales de nuestra América”. En Lula da Silva, Rigoberta y Evo no hay cantinfleo, ellos no saben lo que es cantinflear [...]

 

Publicar un comentario

<< Home