viernes, marzo 21, 2008

Frase de motivación: ¡Reconcíliate con tu vida!

Si tu tristeza hoy es grande, recuerda que si cometiste un error, eso no niega en absoluto lo maravilloso que eres y las posibilidades que tienes de ser feliz. A pesar de ser vulnerable, puedes conseguir superar el dolor.
Vamos a perdonar hoy, a sentarnos cómodamente y lanzar la mirada dentro de nosotros mismos. Vamos en primer lugar a traer a nuestra mente el recuerdo de nuestra familia, a nuestros padres, recordemos las veces que nos lastimaron con un castigo que creímos injusto, las veces que no nos supieron amar como lo esperábamos y digamos internamente, con la fuerza de nuestro corazón: papá, mamá, yo los perdono, y me libero a mí también de ese dolor que arrastro durante tantos años. Y mentalmente, vamos a darle a nuestros padres un abrazo fuerte de reconciliación.
Ahora vamos a evocar a aquella novia, aquel novio que no supo cuidar nuestros sentimientos, que nos lastimó tal vez sin darse cuenta de lo importantes que eran para nosotros. En nuestra mente digámosles mirándoles a los ojos: yo te perdono, ex novio, ex novia, te perdono porque no supiste comprender el valor de mis sentimientos, te perdono por lo que pasó y me libero a mí de ese dolor que causó separarnos. Abraza a ese ex novio o a esa ex novia y dile adiós a tu dolor.
Atrévete a perdonar también a la vida, al destino que te hizo perder un ser querido, que te marco dolorosamente la vida si que pudieras evitarlo, perdona a la vida por el vacío que te dejó la partida de un ser querido, y en tu mente, reconcíliate con la vida, perdónala y comprométete a seguir viviendo con el objetivo de ser feliz.
Perdonémonos, por último, porque con nuestros errores o limitaciones nos hemos hecho daño, hemos tomado las decisiones incorrectas, hemos lastimado a seres queridos también. En tu mente abrázate a ti mismo, di: me perdono, por culpa de mis impulsos y mis malas decisiones he causado sufrimiento, pero me perdono porque quiero una segunda oportunidad para demostrar que puedo hacer las cosas mucho mejor. Reconcíliate contigo mismo también. Y llora, si lo necesitas, deja que fluya el llanto, aunque sea un mar, porque tarde o temprano llegará el día en el que ese dolor se acabe y se sequen las lágrimas. Llora pero sin abandonarte, sin soltar las riendas de tu propia existencia, llora sin apartarte de tu camino.
Ahora, reconciliado con el mundo, mantén la seguridad de que vas a lograrlo: ¡tú vas a ser muy feliz!


Artículos relacionados:

Etiquetas: , , , , ,

1 Comentarios:

At 6/14/2009 12:40 a. m., Anonymous Anónimo dice...

muchas gracias... lo hice y me siento mucho mejor ... enserio

 

Publicar un comentario

<< Home